Asset Publisher

Tendencia al alza

01/12/2022

Marina mercante

Anabel Gutiérrez
El buque Ro-Ro La Surprise es uno de los que hacen la ruta de la Autopista del mar entre Vigo y Nantes-Saint Nazaire

La Asociación Española de Promoción del Transporte Marítimo de Corta Distancia, SPC Spain, acaba de publicar el informe del primer semestre de 2022 mostrando la evolución y la tendencia del transporte marítimo de mercancías de corta distancia. A partir de ahora nos referiremos a él con las siglas TMCD. Este tipo de tráfico de mercancías se realiza entre puertos españoles o entre puertos pertenecientes a países de la Unión Europea o entre puertos de países no europeos, pero sin cruzar un océano, siempre que se mantenga a lo largo de la línea costera. Sin moverse sobre aguas profundas, los barcos pueden llevar mercancías a una variedad de ubicaciones, y es posible que esas mercancías nunca tengan que pasar por carretera. 

En estos primeros seis meses del año se han movido un total de 140 millones de toneladas de esta manera. Lo que supone un 6,6% más que en el mismo periodo de 2021. Probablemente detrás de este incremento se encuentra la crisis del transporte por carretera, al borde del colapso y con convocatorias de huelga durante el mes de noviembre por el aumento de la inflación y de los precios de combustibles. Y recupera niveles a los obtenidos antes de la pandemia, superando en casi un 4% el tráfico producido durante el primer semestre de 2019.

El aumento más acentuado se ha producido en el tráfico interior, el de cabotaje, con un 22% más que en el mismo periodo de 2021, muy por encima del crecimiento del tráfico exterior, que solo llega a un 3,4% más. Todos los tráficos de cabotaje –el de graneles, el de contenedores y el Ro-Ro- han crecido por encima del 20%. 

El mayor crecimiento, respecto a los primeros seis meses de 2021, ha sido el del tráfico rodado (19%), debido al incremento del cabotaje (21%) y del tráfico exterior (17%). Los otros grupos de mercancías que han aumentado han sido los graneles sólidos (10%) y la mercancía general contenerizada (7%). Los graneles líquidos también han registrado un aumento, aunque de menor intensidad (4%). 

Imagen del puerto de Barcelona, puerto de referencia europeo en Autopistas del mar
 

AUTOPISTAS DEL MAR

Conectar los principales puertos europeos a través de una red de rutas marítimas rápidas y sostenibles, las llamadas autopistas del mar. Ese es uno de los retos que forman parte de la hoja de ruta de la Unión Europea (UE) para crear un sistema de transporte de mercancías competitivo, eficiente y sostenible.

Las autopistas del mar son, en realidad, corredores marítimos invisibles que unen de forma óptima (en relación con la vía terrestre) las principales plataformas logísticas europeas a través de sus puertos. Son “invisibles” porque no llevan asociada ninguna infraestructura, más allá de las existentes en los propios puertos, que a su vez están conectados con los grandes centros de distribución terrestres. Se trata de servicios de TMCD, ya que quedan excluidas las grandes rutas transoceánicas.

En cuanto a la oferta de autopistas del mar en nuestro país, en el primer semestre de 2022, estaba constituida por ocho líneas operadas por 5 navieras enlazando 12 puertos internacionales y servidas por 26 buques de carga rodada o ro/pax. La evolución ha sido muy positiva. En la fachada atlántica ha aumentado el número de Autopistas del Mar, de tres a cuatro; opera una naviera más (en total son tres); el número de puertos enlazados ha aumentado en uno hasta llegar a cinco; y el número de buques de carga rodada aumentó en cinco. Ahora son trece. 

En la fachada mediterránea el número de líneas aumentó en una más, hasta alcanzar el total de cuatro; el número de navieras se mantiene en dos; crece el número de puertos internacionales enlazados en dos (siete en total) y el número de buques de carga rodada se incrementó en tres (hasta alcanzar los trece en total).